Traductor

dijous, 14 de febrer de 2013

La tierra que los vio nacer (IV parte)


Carnes


Encontramos una gran variedad de carnes en el antiguo Egipto, tanto de animales domésticos como salvajes, de los que podemos observar representaciones en las tumbas y los templos de todo Egipto.


Los egipcios del predinástico domesticaron animales como las ovejas, cabras, bueyes, burros, cerdos y una gran variedad de aves. En época histórica lo intentaron con animales como el oryx, la cabra montesa y la hiena con un relativo éxito.


Los bovinos, animales domésticos, eran los más preciados entre los antiguos egipcios, ya que solo unos pocos podían tener acceso, el resto de la población se tenían que conforma comiendo esta carne unas pocas veces a lo largo del año, para estas personas solamente era accesible cuando se celebraban fiestas y sacrificios en los templos.  
El ganado bovino pertenecía a la corona y a los grades templos.


La variedad del ganado bovino era bastante amplia, encontramos:  vacas, toros y bueyes de los que existían distintos tipos, los iwa, nega cada uno de estos tenían una función diferente en el mundo egipcio y así fueron plasmados en las tumbas.

Entre los animales domésticos también encontramos cabras y ovejas estos eran más accesibles para el egipcio que no pertenecía a la clase dirigente, de ellos se podía obtener leche, queso y grasa que era utilizada para cocinar hacer ungüentos, perfumes y pociones medicinas.


El cerdo sigue creando controversia en el mundo de la egiptología, pero la evidencia es abrumadora. Los restos arqueológicos, los textos y  las tumbas son escasos, pero hay evidencia del consumo de cerdo.


La clave se encuentra en la clase dirigente, que no consumía carne de cerdo, de aquí podemos deducir, esta falta de imágenes en las tumbas y en los escritos, ya que la mayoría de tumbas construidas en Egipto pertenecían a dicha clase, es decir a la clase dirigente, por lo tanto es normal que no sea un tema muy común en estas tumbas, aun así tenemos algunas imágenes tanto en la tumba de Kagemni en Saqqara como en la de Jety en Beni Hasan.

¿Por qué se piensa que no se consumía?
Esto es debido a que era un animal relacionado con el dios Set, tenía el problema de que su carne enseguida se estropeaba, luego nos encontramos con la triquinosis, la cual tiene unos efectos muy desagradables para el ser humano y por último, hoy en día no se consume carne de cerdo en Egipto por ser un país árabe, llegando a pensar que anteriormente tampoco formaba parte de la dieta egipcia, bien, está claro que no era una comida de prestigio como hemos podido observar, pero de ahí a decir que no se consumía creo que va un abismo.

Respecto a las aves existían diferentes especies ocas, patos, palomos que aun se consume en la actualidad.
El pollo se conoció en periodo grecorromano, posiblemente traído desde Europa por los romanos, en muchas tumbas se han representado la caza de garzas, grullas, cigüeñas así como también aves acuáticas patos, ánades.

Y por su puesto toda clase de huevos desde huevos de avestruz a gallinas, patos etc.

Como puntualización diremos que se han hallado huesos de ratas, ratones y erizos. Los erizos de tierra plasmados en muchas mastabas.

Respecto a las técnicas de conservación encontramos tres tipos diferentes, en primer lugar la carne se cortaba en tiras finas y se secaba al sol, esto se realizaba tanto para el ganado menor como para el ganado mayor, el secado era una técnica de conservación muy habitual en el antiguo Egipto, también se conservaban la carne en adobo con las mismas grasas que tenían en la cocina y especialmente la grasa de cabra y oca.

Ra la carne de ave, el proceso era un poco más complicado, en primer lugar se evisceraba, seguidamente se hacia un secado parcial, a continuación se introducían en unas tinajas en salmuera, de esta manera podían ser consumidas a más largo plazo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada